ENVIO GRATIS* DHL   3 AÑOS GARANTIA   646 384 326    Confianza Online

Sostenibilidad: reciclaje y reutilización de materiales.

12/03/2015
fuente: Elaboración propia

El medio ambiente es un elemento clave en nuestra calidad de vida. Su estado incide directamente sobre nuestra salud y por tanto la conciencia sobre su cuidado debe empezar por nosotros mismos y por nuestra exigencia a empresas y gobiernos de aplicar modelos de gestión sostenibles que ayuden a una correcta utilización y aprovechamiento de los recursos naturales. No podemos olvidar que estos recursos son limitados y que si no actuamos desde ahora, en algún momento se acabarán.
 
Entre otras, parte de las medidas de gestión medioambiental que más calado han tenido en las sociedades modernas —aquellas que más recursos naturales consumen— son la reutilización y el reciclaje de productos de desecho de manera que puedan tener una nueva aplicación en el mercado.
 
El reciclaje consiste en un conjunto de procesos que a partir de materiales de desecho, llevan a la obtención de una materia prima con una calidad suficiente como para volver a ser utilizada con todas las garantías. Estos procesos son principalmente la recuperación de residuos, la clasificación de los residuos aprovechables y finalmente el reciclado, donde mediante procesos específicos para cada material estos son tratados para obtener diferentes materias primas. Seguro que estamos familiarizados con los diferentes contenedores de colores para que colaboremos en la recuperación y clasificación desde la base: azul para papel y cartón, amarillo para los envases que normalmente utilizamos en nuestro día a día y verde para el vidrio. También es habitual contar con puntos limpios donde, además de lo anterior, podemos dejar electrodomésticos, plásticos, metales, etc.
 
Los materiales más comúnmente utilizados en la fabricación de sillas de oficina son el aluminio, el acero y diferentes tipos de plástico. El aluminio es un material extremadamente fácil de reciclar, ya que simplemente hay que fundir las piezas de aluminio desechadas. Esto no afecta a la estructura del metal por lo que se puede reciclar ilimitadamente y el resultado es un producto de la misma calidad que nuevo. Además, la energía utilizada para reciclar aluminio es aproximadamente el 5% de la energía que se tendría que utilizar para obtener aluminio a partir de la bauxita extraída de las minas. Con el acero ocurre algo similar, ya que mediante la fundición puede volver a recuperarse material férreo, además de materiales adicionales utilizados en la aleación, como el zinc o el estaño, todo utilizando aproximadamente un 30% de la energía necesaria para el producto nuevo. Los plásticos son quizás los materiales más complicados de reciclar. Parte de ellos pueden volver a fundirse para reutilizarse, pero normalmente la pureza de los materiales va disminuyendo en cada reciclado. En muchos casos, los tintes utilizados para su fabricación impiden volver a utilizar este material. Son materiales que hay que tratar con cuidado ya que no pueden volver a reincorporarse tal cual en la naturaleza.
 


 
El ahorro de energía a la hora de reciclar materiales es importante ya que significa que se consumen menos combustibles fósiles, lo que genera menos dióxido de carbono perjudicial para nuestra atmósfera.
 
Por otra parte, además de reciclar materiales, también podemos reutilizar aquello que ya no necesitamos. De esta forma generamos menos residuos, utilizamos menos energía en la transformación y utilizamos menos recursos. Una caja de zapatos podemos utilizarla para guardar fotografías, pero si lo hacemos con un poco de creatividad, podemos tener un perchero a partir de una silla vieja o reconvertirla en un macetero.
 
 
Silla convertida en perchero. fuente: http://geoframsay.com/wallhax
 


Silla convertida en macetero. fuente: http://goo.gl/apP8Rp
 
 
¿Y cómo podemos contribuir?
 
Podemos comenzar por separar la basura en casa y depositarla en el contenedor adecuado, llevar los metales y electrodomésticos que ya no necesitemos a puntos de recogida, utilizar la imaginación para reutilizar objetos… pero además es posible que muchos de los objetos que adquirimos —como nuestra silla de oficina—  ya estén fabricados con materiales reciclados, ya que resultan más baratos y ofrecen todas las garantías de calidad.
 
 
 

Añadir un comentario:

Nombre: :

E-Mail:

Comentario: :

Enviar >>